Daños-cerebrales-boxeo

El boxeo puede causar daños cerebrales

37

Todos hemos visto por televisión combates de boxeo o hemos asistido como espectadores a la competición de algún amigo o familiar y nunca deja de sorprendernos la agresividad que se palpa en los cuadriláteros al contemplar el impacto de los fornidos brazos de los púgiles contra estructuras tan sensibles como la cara, la cabeza o el abdomen.

¿Quién no se ha preguntado alguna vez qué consecuencias puede tener recibir golpes de forma reiterada? Las lesiones externas (heridas en cejas y pómulos, hematomas, hemorragias oculares…) provocadas durante el transcurso del combate son un claro indicativo de la voracidad de los golpes, lo cual invita a pensar que el boxeo puede causar daños cerebrales.

Un estudio realizado en la Universidad de Göteborg ha revelado que los boxeadores aficionados tienen en el líquido cefalorraquídeo (sustancia que protege al cerebro y aporta nutrientes para su correcto funcionamiento) un nivel superior a lo normal de moléculas relacionadas con la degeneración de las neuronas (células del sistema nervioso) y los astrocitos (células nerviosas que facilitan la función de las neuronas) resultan afectados.

En la investigación participaron 14 boxeadores y 10 hombres sanos no boxeadores. Los primeros se sometieron a un examen físico y neurológico tras finalizar el último combate y no se evidenciaron alteraciones, pero al obtener muestras de líquido cefalorraquídeo los niveles de moléculas relacionadas con la degeneración neuronal eran elevados. Tres meses después del último combate se volvió a realizar un estudio de líquido cefalorraquídeo y los valores de dichas moléculas continuaban elevados. El grupo de control (hombres sanos no boxeadores), sin embargo, mostraba valores normales.

Los boxeadores que en el último combate habían recibido más de 15 golpes en la cabeza y habían sufrido mareos tenían valores moleculares más elevados que quienes habían recibido menos de 15 golpes y no sufrieron mareos, lo cual confirma que cuanto más tiempo se practica este deporte, más graves pueden ser las lesiones.

En boxeo no profesional se utilizan protecciones y los combates son más breves, lo cual atenúa el daño provocado por los golpes. En cambio, en boxeo profesional no hay protecciones y los combates son más duraderos, lo que genera lesiones cerebrales crónicas a un 20% de boxeadores de alto nivel, un dato tan preocupante como revelador del peligro que supone practicar deportes tan agresivos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *