Del exito al fracaso esta en Pensar

3

Érase una vez un taxista que trabajaba de sol a sol. Como autónomo que era, él pensaba que su trabajo consistía en llevar a la gente de aquí para allá (prestar un servicio), olvidándose que un autónomo es un director general de una microempresa, aunque ésta solo tenga un empleado. Su trabajo le reportaba ínfimos beneficios: carreras de 6-7-8 por la ciudad, y mucho tiempo perdido en las paradas esperando a los clientes.

A su lado había otro señor, taxista de profesión, autónomo también, pero que entendía que él era el director general de una microempresa en la que, además de un trabajador que producía un servicio (él mismo), había otro trabajador que se dedicaba a las ventas (él mismo) y otro más que entendía un poco de finanzas y recursos humanos (él mismo). Un día se puso a pensar que las cortas carreras por la ciudad de 6-7-8 y la gran cantidad de tiempo perdido en las paradas no le compensaba, por lo que se reunió con el director de marketing (él mismo) para trazar una estrategia comercial.

Analizó el mercado y descubrió que lo que realmente compensaba era hacer carreras desde el aeropuerto, que servían para facturar unos 40 cada una de promedio; seis veces más con el mismo esfuerzo!! Ya sabía donde tenía su target de clientes. Ahora necesitaba averiguar cómo acceder a él.

Descubrió que existe una herramienta llamada Twitter con la que es posible comunicarse con la gente en tiempo real, y pensó que sería una buena idea detectar a los pasajeros que acababan de desembarcar y mandarles un tweet con una oferta por recogerlos y llevarlos a la ciudad.

Se reunió con el financiero (él mismo) y descubrió que la compra de los terminales de telefonía que permiten estar conectado a las redes sociales pueden asociarse a la tarea profesional y desgravar por ellos. Cuatro perras, pero más vale que sean para mí, pensó.

Tuvo una última reunión con el director de recursos humanos (él mismo) para ver cómo debe comportarse si quiere vincular a los clientes (óptimo desempeño del puesto, que se llama) y descubrió que dar una buena imagen y ofrecer elementos de cortesía (un periódico en el asiento de atrás, por ejemplo) crea mucha afinidad con los clientes.

Y aplicó su plan estratégico. Ese taxista, a día de hoy, trabaja la mitad del tiempo que los otros y factura el doble (carreras más largas y más costosas), con menos tiempo ocioso esperando en las paradas. Va al grano. Se acerca a la terminal y recoge a la persona concreta, una y otra vez. Es más, está empezando a descubrir que ya tiene una buena base de clientes estables que cada vez que acuden a la ciudad por negocios, se ponen directamente en contacto con él para que pase a recogerlos expresamente. Un gran negocio!!

Cuando tengo que impartir formación sobre management, muchos pequeños empresarios (autónomos incluidos) se quedan sorprendidos cuando les digo que su empresa tiene las mismas funciones que una gran compañía, aunque la diferencia está en que son ellos los que deben asumir más de una función. El segundo taxista lo entiende así y lo aplica, con sus consabidos resultados. El primero todavía no vino a clase ningún día.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *