Manifestacion en favor de los derechos de los animales

Cada día más concienciados con los derechos de los animales

61

Hace ya años se conmemora el Día Internacional por los Derechos de los Animales, un acontecimiento que recuerda la importancia de dignificar y respetar a los animales no humanos porque, contrariamente a lo que algunos piensan, sienten y padecen como cualquiera de nosotros. Pero, lamentablemente, vivimos en un mundo donde el dinero es el motor que mueve muchas almas y lo mundano adquiere un protagonismo desproporcionado.

Muchas de las manifestaciones en favor de los animales son organizadas por Libera, una asociación animalista fundada en 2004 cuyo objetivo es informar a la sociedad de la explotación que sufren muchos animales para que cada vez se tenga más conciencia de la realidad que algunos sectores tratan de ocultar.

Así comentaba la experiencia en una manifestación uno de los muchos participantes:

El punto de encuentro fue a las 12.00h de la mañana en la fuente de Canaletas de La Rambla. Pocos minutos después, cuando todos estábamos organizados (alrededor de unas 300 personas), nos dispusimos a recorrer La Rambla bajo lemas como “los animales no son cosas”, “no compres, adopta” o “basta de violencia. No a la caza”. Cuando llegamos a la altura del Liceo (45 minutos de recorrido) dimos media vuelta para volver al punto de encuentro. Al poco rato de regresar, vivimos un momento muy emotivo cuando dimos paso a miembros de una manifestación que mostraban su indignación ante la masacre que el pueblo sirio está sufriendo por parte de su ejército. Uno de los miembros profirió consignas como “nuestros amigos animalistas tienen todo nuestro apoyo” o “queremos mostrar nuestra solidaridad con la gran cantidad de animales que mueren todos los días”. Fue un momento muy bonito (todavía se me pone la piel de gallina cuando lo recuerdo, jeje). Como no podía ser de otra forma, la insensibilidad y la apatía tenían que estar presentes de un modo u otro. Escuché a algunas personas ajenas a la manifestación proferir frases como “estas personas (los manifestantes) parece que no tienen otra cosa que hacer”, “estos animalistas son muy cansinos” y otras expresiones similares. Respecto a esto, poco voy a añadir. Tan sólo decir que la persona que no comprende que los animales merecen un respeto se retracta a sí misma. A las 14.00h llegamos al punto de encuentro y, antes de dar por finalizado el evento, miembros de Libera expusieron algunas ideas respecto al propósito de la manifestación y a proyectos que se llevarán a cabo en un futuro inmediato. Me produjo mucha alegría que algunos manifestantes llevasen a sus perros porque, además de conocerlos y jugar con ellos, me resultó muy enternecedor ver que los protagonistas estaban presentes. Al fin y al cabo, fue un evento organizado para ellos. Nosotros éramos meros intermediarios. Cuando llegué a casa, lo primero que hice fue abrazar a mis tres gatas, darles un beso a cada una y decirles que venía de luchar por los derechos de animales que no corrían la misma suerte que ellas. Y sé que me entendieron. Cada día me demuestran que entienden lo que intento transmitirles.

Os dejamos con una frase de Gandhi que viene como anillo al dedo del tema que tratamos aqui: “Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *