Estrategias de inversión: como la inteligencia artificial va a cambiar los mercados

2

Cuando definimos nuestras estrategias de inversión siempre utilizamos alguna clase de esquema o patrón que se repite. La pregunta es ¿Podrán las máquinas utilizar estos patrones para sustituir a los analistas de bolsa y a los inversores privados? Analicemos por un momento esta situación que cada vez es más factible.

 

¿Cuáles van a ser las consecuencias de la inclusión de la inteligencia artificial en los mercados?

 

En primer lugar, diversos expertos aseguran que cambiarán las reglas del juego. Indirectamente, lo realizarán creando nuevos mercados en los que invertir y eliminando sectores que ya no son tan necesarios para nuestra economía. Esto es una consecuencia lógica de la nueva revolución industrial, como la llaman algunos. Un claro ejemplo de cómo un bot puede realizar inversiones aprendiendo de una fuente constante son las opciones binarias.

Los principales sectores que se van a beneficiar de la inteligencia artificial son, por ejemplo, la venta al por menos, como ya vimos con la noticia de que Amazon iba a sacar el primer supermercado inteligente.

También la agricultura, que fue el principal sector que se benefició de la primera gran revolución industrial, por lo que podemos predecir que los impactos de nuevo van a ser tremendos.

No obstante, ¿Cómo va a afectar esto a la bolsa? En primer lugar, las máquinas tienen un tiempo de reacción de mili o de nanosegundos por lo que podemos observar que los movimientos en el mercado van a ser mucho más rápidos. Esto puede vedar el acceso de las personas al mercado ya que no pueden competir con tal velocidad de reacción y de análisis.

¿Esto nos beneficia o nos perjudica?

Nuestros compañeros de estrategiasdeinversion.top nos cuentan que hay que señalar que ciertos mercados como el bursátil se rigen por dos emociones: la euforia y el miedo del inversor. Sin estas dos emociones, en principio, se verían sesiones más planas y sin menos picos.

¿Sería el mercado más racional? Si los robots como esperamos no tienen emoción alguna y los sentimientos no pueden interferir en sus emociones el mercado en principio debería ser más racional. Sin embargo, no sabemos si nuestros patrones (que serían con los que trabajarían las inteligencias artificiales) no están mezcladas con nuestros miedos y otras emociones. Por ende, este punto es imposible de prever.

 

¿Es ético que la inteligencia artificial pueda decidir el devenir de la economía?

 

En la respuesta de esta pregunta hay muchas discrepancias. Una de las tesis asegura que es mejor que elementos racionales manejan la economía en vez de empresarios que miran por su propio bien en vez de por el de la sociedad.

En el otro lado, los que defienden una tesis más capitalista defienden que es el propio interés y el egoísmo lo que mueve la economía, por lo que un mercado en el que este sentimiento no pueda intervenir sería un mercado ruinoso que colapsaría el mercado, y, por ende, la economía se vería seriamente afectada.

No obstante, ambos sectores sostienen que queda mucho para que esto se dé y que de darse habría que modificar las leyes de la bolsa y de la economía tal y como la conocemos.

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *