Informacion peregrinos camino santiago

Información para los peregrinos

9

Existen tantos caminos como caminantes. La primera decisión por tanto es cuál elegir y dónde empezarlo. Aunque el dicho es que el Camino de Santiago empieza en la puerta de la casa
de cada uno, la mayoría de peregrinos elige el llamado “camino francés” y Roncesvalles como punto de partida. Si ya se ha realizado el Camino, otra posibilidad es ser hospitalero en los
refugios.

En cuanto a la época, julio y agosto son los meses con más horas de sol y menos riesgos meteorológicos, pero también los de mayor afluencia. Junio y septiembre aparecen como los meses más equilibrados: buen tiempo y afluencia moderada. Para realizar el Camino desde Roncesvalles, se recomienda como tiempo necesario unos 30 días. El cálculo está hecho para una media de 20-25 kilómetros de media diaria, dependiendo de las localidades con refugio.

Por supuesto, la preparación es básica, entrenando con largos paseos y con las mismas botas/playeras que se vayan a emplear y mochila con un peso aproximado a lo que hay que llevar para el Camino.

¿Y qué es lo que hay que llevar? Más abajo indicamos lo básico para los que van a pie o en bicicleta. Aquí te ofrecemos una lista con lo máximo que puedes llevar. Te recomedamos que te bajes todo eso con el link que tienes más abajo.

Dos consejos: Una vez hayas seleccionado lo imprescindible, haz una nueva selección con lo que te queda. Y si vas con más gente, reparte y comparte.

Información esencial para el Peregrino:

Una buena guía del Camino a la que previamente se le hayan quitado las partes que no se necesiten y que sólo pesan.
Mapa de carreteras para que los de bicicleta puedan estudiar rutas alternativas. La información complementaria se puede obtener en las Oficinas de Turismo regionales y una vez usada se puede enviar a casa por correo para tener un dossier de todo el Camino.

¿Que documentación necesito?

Credencial del peregrino.
DNI
Tarjeta de la Seguridad Social o similares
Visa, Red 6000 o similares.
Tarjeta de teléfono.

¿Cosas que he meter en la mochila?

La mochila no debe pesar llena más del 10% del peso del peregrino a pie.
Con la mochila vacía, poner una bolsa grande de basura y luego meter la ropa en pequeñas bolsas de plástico, para impedir que si llueve se moje la ropa, tenerla ordenada y evitar humedades y olores.
Las mochilas de bicicleta no debe tener ataduras hacia la rueda, pueden engancharse en ésta.

La ropa para llevar al camino

3 juegos de ropa interior
3 camisetas
3 pantalones
3 pares de calcetines
Un traje de baño (en verano se puede bañar en las piscinas y los ríos del Camino)

Un chándal ligero (verano)
Un saco de dormir ligero en verano (o una funda de edredón pequeño o un saco de tela de sábana).
Una esterilla aislante (también sirve para proteger del calor la botella de agua en Castilla y para ponerlas enrolladas debajo del colchón y dormir con los pies más altos, que facilita el descanso.
Una toalla pequeña o gasas de algodón de las que usaban antiguamente los bebés.
Un pañuelo grande los “palestinos” sirve para proteger la cabeza, aislarse de los colchones en muchos refugios, para la salida de la ducha…
Un par de sandalias para la ducha y zapatillas cómodas.

Botiquín:

Aspirinas o similar para el cansancio.
Betadine para desinfectar y secar las ampollas.
Aguja e hilo (de farmacia) para las ampollas.
Vaselina mentolada (en plan Vicks Vaporub) antes de ponerse los calcetines por la mañana, evita las ampollas.
Natusan o similar para los que van en bicicleta para las escoceduras.
Crema relajante de pies para después de la ducha darse un masaje.
Crema para evitar las quemaduras del sol para antes y después de la marcha diaria.

Cosas prácticas:

Jabón de trozo para lavar la ropa.
Bote pequeño de jabón de ducha.
Imperdibles para colgar la ropa para secarla ya sea de un cordel como de la mochila.
Sombrero ligero.
Bastón (o palo bueno).
Cantimplora (que pueda ser utilizada para llevar el café con leche para el desayuno.
Tapones para los oídos (por lo de los ronquidos). Si se va en bicicleta, el casco y unas gafas de sol para protegerse también de los mosquitos.
Candado para atar la bicicleta.
Hombreras para evitar roces de los tirantes de la mochila (también se puede doblar la toalla para proteger los hombros).
Abrelatas.
Cuchara y cuchillo, para comer en el campo.
Una gorra.
Bolsa de aseo.
Mechero.
Un cuaderno de notas.
Algo identificativo del peregrino, como un bordón, concha o cinta amarilla.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *