El estres en las mudanzas

Las mudanzas como causa del estres

36

Resulta curioso que las mudanzas sean una causa tan fuerte de estrés, es más, lo que supone una vida nueva se puede convertir en una auténtica tortura. Objetos perdidos, retrasos y falta de profesionalidad son las quejas más comunes.

Además, hay que añadir que los dos que le superan parecen ser causas de estrés mucho más graves, estos dos son la muerte de un cónyuge y el divorcio. Es decir, cosas ligadas a lo sentimental.

Pero es que una mudanza sí que genera mucho estrés, no obstante, hay remedios para solventar este mal. Por ejemplo, contar con el tiempo suficiente. Las mudanzas no son precisamente rápidas y por ello, si queremos evitar dolores de cabeza, lo mejor es tomarse un buen tiempo para organizarla y ejecutarla.

Otro buen consejo es organizarse bien como nos aconsejan desde esta empresa de mudanzas localizada en Madrid donde también explican detalladamente como son los distintos fletamentos por viaje y tiempo. Hacer listas de tareas te servirá para efectuar las mudanzas de manera más efectiva. Además, conviene que no lleves tú toda la mudanza, si tu pareja te puede ayudar mejor que mejor nos comentan desde esta empresa especializada desde hace más de 20 años en este sector tan competitivo y estresante.

¿Por qué las mudanzas son la tercera causa de desequilibrio emocional por estrés?

Por muchos motivos, pero es que además las mudanzas pueden generar depresión. Son tan fuertes los episodios de estrés derivados de este cambio que pueden derivar en depresión en personas sin un equilibrio emocional fuerte.

Uno de los motivos por los que se produce estrés es porque supone una ruptura temporal de la rutina y, además, supone abandonar nuestro viejo hogar. Nuestro hogar representa uno de los sitios en los que mejores momentos hemos vivido y cuesta desprenderse de él. Desprendernos de nuestra casa puede significar un gran choque emocional y es por ello, por lo que podremos sufrir un fuerte estrés y más en grandes ciudades como Madrid donde los traslados pueden complicarse más por el trafico, la estrechez de calles o el acceso al domicilio. No estamos acostumbrados a cambios tan grandes.

El segundo motivo puede estar causado por lo que se conoce como la incompetencia del contratista. Cuando contratamos a una persona pensamos que va a ser un profesional exquisito y que no nos va a fallar nunca. La realidad es muy distinta. Retrasos, pérdida de objetos con gran valor sentimental o económico son ciertas causas que también pueden ocasionar un gran impacto emocional en nosotros. Además, también puede resultar que el traslado no resulte ser tan económico como pensábamos en un primer momento.

Otro factor puede ser el cambio de amistades, sobre todo para los más pequeños. Esto se debe a que deben de adaptarse a un entorno nuevo y hacer nuevos amigos, lo cual puede ser una auténtica tortura para los que son tímidos.

Los niños eso sí, son más sociables que los adultos. Por eso a los adultos les cuesta más adaptarse a los nuevos ambientes, sobre todo porque los círculos son más cerrados. En resumen, las mudanzas son efectivamente una causa de estrés muy importante por los motivos que hemos comentado anteriormente. No obstante, con planificación y organización pueden ser un mero trámite y por ello, debemos de ser precavidos para no sufrir el mal que es el estrés que generan las mudanzas. Así gozaremos de una buena salud y evitaremos la depresión y la ansiedad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *