piscina hinchable

Las piscinas hinchables pueden ser peligrosas

49

Con la llegada del verano es muy común el uso de piscinas hinchables, pero su fácil adquisición, su bajo coste, su aparente inofensividad y las altas temperaturas incitan a montarlas cuanto antes pasando por alto aspectos que pueden suponer un grave peligro para los más pequeños.

Un estudio realizado en el Centro de Investigación y Política de Lesiones del Hospital Nacional Infantil de Columbus, dirigido por el Dr. Gary A. Smith, revela que en EE.UU. muere un niño cada cinco días durante los tres meses de verano como consecuencia del uso indebido de las piscinas hinchables infantiles.

Entre 2001 y 2009 hubo 209 muertes por ahogamiento y 35 accidentes de niños menores de 12 años (en el 94% de los casos los niños tenían menos de 4 años). Las causas más comunes de dichos incidentes fueron las distracciones y la desatención por parte de los adultos. Pueden parecer datos exagerados si seguimos confiando en la inofensividad de las piscinas pero, según los expertos, unos minutos de distracción y escasos centímetros de agua son suficientes para que un niño se pueda ahogar.

¿Cómo podéis hacer un uso responsable de las piscinas hinchables?

  • Asignando a un adulto la responsabilidad de vigilar continuamente a los niños (especialmente si son menores de cuatro años) evitando distracciones y comportamientos que, de algún modo, puedan desviar la atención.
  • Fomentando la educación del consumidor.
  • Colocando a los niños chalecos salvavidas dentro y fuera de la piscina (puede estar fuera de la misma y, por cualquier motivo, caer dentro del agua).
  • Colocando un teléfono cerca de la piscina (por si hay que hacer una llamada urgente).
  • Enseñando a los niños a nadar.
  • Adquiriendo conocimientos de RCP (reanimación cardiopulmonar).
  • Vaciando la piscina cuando no se utilice.
  • Retirando objetos de alrededor de la piscina para evitar que el niño los utilice para meterse en la misma.
  • Retirando juguetes del interior de la piscina para que no atraigan la atención del niño.
  • Utilizando mecanismos de seguridad propios de piscinas convencionales (vallas, alarmas, cubiertas de seguridad, escaleras desmontables…)

Aunque este último punto es muy eficaz para evitar incidentes, los dos primeros son muy recomendables: vigilancia exhaustiva por parte de un adulto y fomentar la educación del consumidor. No obstante, ambos consejos no son sustituibles. Deben estar presentes independientemente de los mecanismos de seguridad que utilicemos.

No te refugies en el “a mí nunca me pasará”. En el momento más inesperado la vida te puede asestar un golpe imposible de superar. Haz un uso responsable de las piscinas hinchables y disfruta con alegría y seguridad del verano.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *