motivando a mi hijo para que se aficione a la lectura

¿Cómo puedo motivar a mi hijo para que sienta atracción por la lectura?

48

Esto mismo me pregunto yo desde hace mucho tiempo para instigar a mis hermanos a que dediquen más tiempo a la lectura y reduzcan sus horas de juego (dedican más horas de las que deberían), pero la recomendación siempre ha terminado convirtiéndose en imposición y no he conseguido mi propósito. Pero el pasado 15 de diciembre publicaron en la edición impresa del diario La Vanguardia un interesante artículo titulado “Me gusta leer” que alberga la respuesta que tanto tiempo llevo buscando.

Emili Teixidor, autor de la novela “Pa Negre”, recomienda transmitir a los más pequeños el placer de la lectura, ante todo, sin imposiciones. Si obligamos a un niño a que lea en contra de su voluntad no será capaz de mantener el hábito y nunca sentirá atracción por la lectura. Teixidor desglosa su modelo motivacional mediante los siguientes puntos:

  • No obligar. El niño debe encontrarle un sentido a la lectura. Si optamos por la imposición nunca lograremos que mantenga el hábito y se cansará.
  • Predicar con el ejemplo. Si nos ve leer a nosotros podremos transmitirle el placer que nos produce la lectura.
  • Adaptarse a cada niño. Es fundamental conocer sus gustos. Para que se sienta atraído por la lectura deberemos recomendarle libros que le resulten interesantes.
  • Un lugar adecuado. No es recomendable que lea, por ejemplo, con la televisión encendida o delante del ordenador mientras habla con sus amigos. Disponer de unos minutos diarios exclusivos para la lectura en un entorno silencioso es esencial para que perciba todos los beneficios que le puede proporcionar.
  • En voz alta. Es recomendable leer en voz alta siempre que las circunstancias lo permitan.
Además de los magníficos consejos que nos brinda Teixidor, me parece interesante presentar otros aspectos no menos importantes que, combinados con las recomendaciones anteriores, pueden ser muy relevantes a la hora de afianzar el deseo de la lectura entre los más pequeños:
  • Explicarles los beneficios que aporta la lectura. Se trata de un recurso que, a corto plazo y por sí solo, difícilmente incitará al niño a sentir atracción por la lectura, pero si somos capaces de transmitirles objetivamente los beneficios que aporta, a medida que vaya madurando será más consciente de los mismos y accederá por sí solo.
  • Montar una pequeña biblioteca en casa. Habilitar un espacio que recopile libros que interesen al niño le facilitará el acceso a los mismos pudiendo disfrutar de sus lecturas favoritas en cualquier momento.
  • Animarle a que nos explique qué ha leído. De este modo, notará que nos implicamos en su actividad y le damos importancia a lo que hace. No obstante, pienso que es un recurso limitado porque el objetivo final es que el niño acceda libremente a la lectura sin que reciba estímulos externos.
  • Comprarle cuentos de Geronimo Stilton. Son libros muy divertidos recomendados para niños de 9 a 14 años que tienen páginas con olores relacionados con la historia que se está narrando. Pienso que es una opción interesante para amenizar la lectura.
Evidentemente, hacer que un niño sienta atracción por la lectura es una tarea ardua que requiere mucha dedicación y paciencia, pero si aplicamos las directrices aquí presentadas con coherencia podemos hacer un buen trabajo. Quien escribe estas líneas, a partir de esta misma tarde las aplicará con sus hermanos y expondrá los resultados obtenidos. ¿Os animáis a compartir cómo transcurre el proceso de inculcar a vuestros pequeños el placer de la lectura? ¿Qué punto os resulta más complicado aplicar? ¿Cómo han reaccionado inicialmente vuestros pequeños cuando habéis intentado cambiar sus hábitos?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *