Se buscan clientes. No es necesaria experiencia

5

Paseando por Madrid descubrí una cafetería en cuyo escaparate había un cártel que ponia lo siguiente:

“Se buscan clientes. No es necesaria experiencia”

Primero sonreí y acto seguido, entré a tomarme un café. No es que estuviera buscando un lugar para tomar algo, pero tampoco me venía mal a esas horas del día. Lo que sucedió es realmente interesante desde el punto de vista del marketing y hoy quiero hablar de ello. Ya les comenté en otro artículo que las personas tomamos nuestras decisiones de compra desde el lado emocional, y de ahí la importancia de jugar con frases que despierten emociones positivas. La sonrisa es una de las que debemos lograr, porque sus consecuencias suelen ser favorables para quien nos la provoca. ¿Verdad que solemos estar más predispuestos a hacer caso a quien se gana nuestra simpatía que a quienes nos caen antipáticos? Pues eso fue exactamente lo que sucedió con ese cartel; se trata de un mensaje positivo que genera simpatía y que invita a tomar acción en un determinado sentido, precisamente el que desea quien lo escribió. Yo, al menos, “caí en la trampa” (gustosamente, he de decirlo).

Les sugiero que cierren los ojos y piensen en la situación creada, siendo ustedes los que están en la calle delante del cartel. Si están buscando un lugar cualquiera para tomar algo y, de repente, ven este letrero, ¿quiénes más harían lo mismo que yo? Granito a granito, el dueño del establecimiento va haciendo granero.

La otra cosa que me parece llamativa es la sinceridad de manifestar que necesitan más clientes. Quizá solo sea una argucia o quizá sea real esa necesidad de aumentar los ingresos de caja, pero lo cierto es que no hay mucha gente que reconozca abiertamente que está atravesando dificultades con su negocio. Se lo digo con conocimiento de causa, porque en una de las organizaciones para las que coopero nos encontramos con docenas de casos de directivos que vienen a pedir ayuda cuando su empresa no tiene remedio, en lugar de reconocerlo con antelación y llegar cuando todavía se puede hacer algo. La explicación es que muchos empresarios sienten vergüenza de presentarse antes los clientes, los amigos, la familia como ¿fracasados?, y por eso niegan en público que estén atravesando problemas. Mientras no superemos este prejuicio, mal vamos. Lo de la cafetería me llamó la atención porque hacen exactamente lo contrario; reconocer implícitamente que no están atravesando el mejor momento y “pedir clientes” para superar el trance.

En fin; simplemente quería remarcar los dos pensamientos que se me vinieron a la mente al ver un cartel aparentemente tan simplón, escrito a bolígrafo sobre un folio y expuesto en la cristalera del establecimiento. Por un lado quería remarcar el acierto de estimular sonrisas jugando con frases imaginativas, lo cual es una muy buena estrategia de marketing, y por otro llamar la atención sobre la importancia de detectar problemas a tiempo y ponerse a la tarea de solventarlos. Muchas empresas mueren precisamente por no acometer esto último, y aunque lo del cartel pueda parecer una tontería y a lo mejor no venía al caso, a mí me fue útil para remarcar la importancia de ser sincero con uno mismo y pedir colaboración cuando se necesita.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *