Vitamina-c

La vitamina C favorece el desarrollo del cerebro en fetos y recién nacidos

39

Un estudio realizado en la Universidad de Copenhague, dirigido por el profesor Jens Lykkesfeldt, ha demostrado que la vitamina C favorece el desarrollo del cerebro en fetos y recién nacidos, de modo que un déficit podría provocar trastornos neurológicos como consecuencia de un desarrollo anómalo del cerebro.

Los investigadores administraron a cobayas una dieta baja en vitamina C y, posteriormente, detectaron que en el hipocampo (zona del cerebro que controla la memoria y la orientación espacial) había un número de neuronas inferior a lo correspondiente en condiciones saludables y su orientación espacial era limitada. Además, sus crías sufrieron alteraciones de la memoria, lo cual puso de manifiesto que una mala alimentación por parte de la madre influye directamente en el desarrollo del feto. En cambio, el grupo de cobayas cuya dieta era rica en vitamina C no mostró ninguna alteración.

Lykkesfeldt afirma que esta realidad es equiparable a las consecuencias que pueden surgir si durante la infancia y en edades adultas no ingerimos un nivel de vitamina C adecuado, advirtiéndonos de que podemos prevenir multitud de enfermedades manteniendo una dieta equilibrada.

Aunque la naranja es uno de los alimentos ricos en vitamina C más consumido, tenemos varias opciones:

  • Jugos cítricos (naranja, limón, mandarina…).
  • Fresas.
  • Tomates.
  • Brócoli.
  • Nabos.
  • Melón.
  • Coliflor.
  • Frambuesa.
  • Piña.

También podemos recurrir a todo tipo de frutas y verduras que, en mayor o menor cantidad, contienen vitamina C y suponen un recurso útil y muy beneficioso.

Es indiscutible que el mejor tratamiento para las enfermedades es la prevención y, en el tema que nos atañe, mantener una dieta equilibrada haciendo énfasis en el consumo de vitamina C es fundamental para prevenir alteraciones neurológicas. Aunque el mensaje va dirigido a todas las personas, es importante que las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia tomen especial conciencia ya que, como sabemos, si no reciben el aporte necesario de vitamina C no sólo les puede afectar a ellas, sino también a la criatura, tanto en el periodo fetal como en la fase posnatal (después del nacimiento).




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *